El Amor como camino de sanación

 

 "El intento de encontrar el amor fuera de ti  siempre  fracasa,  porque no puedes recibir de otro, algo que no     te  has dado  a ti mismo"

 

 El gran anhelo de las personas es, encontrar el amor. Ese maravilloso tesoro que muchas veces llega y se va...y nos deja desbastados...

 

Este sentimiento lleno de fuerza, por el cual los seres humanos hemos soñado, deseado, luchado y llorado , en muchas ocasiones nos ha arrastrado a vivir dramas de forma exagerada. Pasando del amor al odio en cuestión de minutos. Las preguntas que me hago son: ¿Estamos amando realmente? ¿Sabemos lo que es Amor?

 

Sentir amor es como estar en un cuarto oscuro y abrir una ventana súbitamente, y al dejar entrar todo ese caudal de luz, que te ciega de golpe, las emociones se disparan. Y con todo ese potencial más, la sensación placentera, gustosa y cálida. Es fácil apegarte a ello y no desear dejarlo ir más. Sin embargo, como las nubes del cielo volverán a ser oscuras y llenas de agua. En un ciclo interminable, estos juegos del amor dependiente nos mantendrán de la satisfacción a la depresión constantemente. Este vaivén de emociones nos terminan enfermando o llevando hacía rumbos equivocados.

 

Dentro de las enseñanzas orientales se nos explica que hay un Amor sagrado con mayúsculas. Esa energía cósmica de la cual estamos todos impregnados, por la cual fuimos creados y estamos unidos. Quizás, el Amor no es poseer, sino Ser. Este Amor es consciente y no condicionado por ningún tipo de suceso o conducta ajena. El Amor universal no establece preferencias y brota cual manantial desde nuestro Ser interno hacia el exterior, sintiendo gozo al hacerlo, realizando entonces la Unidad completa, del cual somos parte. Ya que cualquier tipo de separación es tan solo ilusoria.

 

Esta unión de nuestro Ser interior con nuestro Ser exterior, es una medicina curativa, que nos une y nos hace completos. La aceptación, que somos tanto luz como sombras, y la posterior transmutación de ideas preconcebidas, nos favorece en solo un sentido, en darnos paz, libertad y relajación. El soltar, nos llena de aire los pulmones, algo que hemos experimentado muchas veces después de un momento tenso. Esta sensación de vacío, es la que nos hace sentir Amor, el verdadero Amor.

 

A lo largo de nuestra vida atravesaremos por zonas espinosas, llenas de dolor y perturbación. estos estados límites, son la antesala de una apertura, casi obligada en muchas ocasiones por una situación difícil, que nos llevará a la apertura de nuestra mente y corazón, de manera plena sin más pensamientos obstaculizantes. Esta total rendición hacia lo desconocido, pero con la firme sensación intuitiva que resuena en nuestro Ser, que vamos en el camino correcto, porque sentimos una carga inmensa de bondad y belleza.

 

Son momentos en los cuales la vida misma nos aprieta de dolor, y si justo en ese punto donde más duele, en vez de huir, Soltamos, la magia ocurre. La nueva realidad se despliega en su total amplitud y el Amor grande hacía ti mismo resurge.

 

Este poder interior, basado en el Amor, es justamente lo que necesitamos para nuestra total sanación. No solamente mental, emocional, sino física también.  Poco a poco, haciendo el trabajo correcto se van abriendo puertas, antes cerradas, y  la luz del conocimiento vuelve a brillar. De forma nunca antes sentida, podremos Amarnos, y vivir en armonía, llevando una vida equilibrada, teniendo en cuenta como somos y abrazándonos con todo el paquete entero de nuestro Ser. Esta nueva faceta de manera de vivir es llamada, El Arte de Vivir.

 

 

 

 "Conocerte a ti es conocer el Universo, comprender al todo y

 sentirte parte de él..."