El bello oficio de acompañar

                                               "El regalo más valioso que podemos ofrecer a otros es nuestra presencia"

 

La Terapia Transpersonal quiere decir ir más allá de la persona. Adentrarse no solo a la mente sino al alma también.

 

Estamos presentes acogiendo y aceptando todo lo que acontece en uno mismo y en el otro. Tiene que ver con la consciencia plena, con el compromiso de vivir desde la atención, la desautomatización y desidentificación.

Lo cultivamos con la meditación, tanto para el terapeuta como para el paciente.

Iluminamos a través de la preguntas los puntos de conflicto que el paciente necesita iluminar y comprender desde su vivencia.

 

Escuchamos conscientemente desde la apertura sin juicio, para generar un espacio neutro, donde el paciente es el protagonista del encuentro.

 

Caminamos al lado del paciente, comprendiendo sinceramente el dolor que este padeciendo.  Nos relacionamos con el adulto y no con el niño herido. Transmitimos la confianza observando al adulto sano y capaz, que poco a poco se ira integrando a la vida plena.

 

Un terapeuta no da respuestas ni soluciones de "sabio" que provienen de fuera. Se abre un espacio en el cual el paciente puede indagar en su interior y hallar sus propias respuestas. Capacita a la persona que aprenda a contactar con sus propios recursos interiores y para que deje actuar sin miedo el proceso natural de curación, que es también un proceso de crecimiento. Las crisis significan cambio y todas las personas, si se sienten sostenidas en esos momentos difíciles, tienen capacidad de descubrir las posibilidades de evolución que se esconden detrás.

 

Somos observadores del cambio que se va a realizar en ti. Sera tu propia creación de un nuevo ser lleno de amor y paz. Con objetivos claros. Andando firmemente en su camino que iras haciendo al andarlo.