Abrazando tus miedos

"Por fin, vislumbro el gran amanecer en mi vida...mas allá de conceptos y floridas filosofías, he comprendido que el miedo es energía amiga...Siento que este es uno de los descubrimientos mas significativos, más profundos y más transformadores de una vida...Esta comprensión ha devenido en una profunda compasión hacía esta energía contractiva, y esto es lo que amanece, el Amor y la Bondad, de forma radical y definitiva..."

Siempre consideramos al miedo un feroz enemigo del cual había que huir a toda prisa, u ocultarlo con una mascarita que nos proteja y meter todo en el baúl de los recuerdos lo más lejos posible y no abrirlo nunca mas. No importa como paso, lo necesario es darnos cuenta, que eso nos ha jugado una mala pasada, y nos ha quitado libertad. La resistencia a sentir una emoción legítima nos ha impedido fluir, y por consiguiente nos ha bloqueado. Han aparecido emociones asociadas de sufrimiento, angustia, desesperación o depresión. La lucha: esa batalla por liberarnos de nuestro captor ha sido terriblemente agotadora.

Ahora, después de ver claro, comprendemos que podemos abrirnos a contemplar nuestra emoción de miedo, y con ternura abrazarla, y amarla.

Soltamos esa resistencia y nos vaciamos, respiramos, aceptamos que paso algo en el pasado y que se creo ese miedo, pero no sabíamos que no debíamos huir, tan solo teníamos que aceptarlo, dar la vuelta y decirle aquí estoy.

Nadie nos enseña como educar las emociones, nadie nos explica que si no lo hacemos estaremos cojeando toda nuestra vida, hasta que algún día explote el baúl lleno de emociones no observadas y no sanadas. Para hacernos seres saludables y completos lo primero que deberíamos hacer es aceptarnos tal cual somos. Con nuestros miedos y cobardías, con nuestras sombras, con todo eso que nos molesta de nosotros. Porque sino lo hacemos no podremos ser totalmente maduros emocionalmente.

El miedo es un recurso de la inteligencia. El miedo es una expresión de Amor...

Por Morella Martinez

 

Meditando para crecer

Cada vez es más frecuente en Occidente que las personas realicen prácticas de meditación. Esto es debido a que la rapidez de nuestras vidas nos impide tener momentos de tranquilidad y vacío. Hoy en día buscamos a través de la meditación esa paz interior. 

Todos los tipos de meditación tienen un punto en común: la vivencia de expansión y totalidad. Concentrarse en un punto, da fuerza a la atención plena. Y justamente ese "darse cuenta", a tiempo de algo, sería lo que podría tarde o temprano evitar la toma de decisiones sin el debido discernimiento.

La atención a voluntad es una facultad de gran importancia, porque se reproduce en la mente las cualidades de aquello a lo que atendemos. Por ejemplo, si nos enojamos con una persona y aumentamos dicho estado mental tenderemos a que el enojo se magnifique, si por lo contrario lo pensamos con una sonrisa sentiremos ese estado mental contrario.

Las personas que meditan entrenan la atención consciente de puntos a voluntad y no se dejan manipular por pensamientos innecesarios.

Por otro lado la meditación acelera el proceso evolutivo del ser humano porque dinamiza el autodescubrimiento y su progresivo despertar. Y ese concepto de despertar es llegar a sentir la identidad esencial o infinita que somos.

También la meditación nos ayuda en el proceso de descondicionamiento de la mente reactiva, aportando consciencia a las verdaderas raíces de las acciones en muchos casos compulsivas e inesperadas, que determinan conductas repetitivas con consecuencias no deseadas.

Se podría decir que en esta sociedad el ser humano desconectado de su propio ser interior vive huyendo o evadiendo la autenticidad interior.

Dentro de los beneficios del meditador están: un notable aumento de serenidad y sensibilidad en la vida cotidiana, un incremento en la empatía hacía los demás, un mayor anclaje de la consciencia en la propia interiorización y una activación de lucidez mental

El solo hecho de abrir la consciencia a niveles más profundos, el practicante desbloquea determinados aspectos del inconsciente y en consecuencia, se disuelven las bolsas emocionales no resueltas. Se tratan de bolsas emocionales de material reprimido que no pueden aflorar a la consciencia y que tienden a expresarse a través de emociones destructivas como lo pueden ser la ira, el miedo, la avidez, la aversión, la ansiedad, la hostilidad, los celos, etc.

En el plano bioquímico se observa una reducción de los niveles de lactato y de la hormona cortisol en sangre que intervienen en la respuesta al estrés, así como una agudización de la percepción y de las habilidades de autocontrol de la conducta.

Por Morella Martinez

 

Autoestima por los suelos

Que terrible se vive con una autoestima baja, y lamentablemente hay gente que ni se ha dado cuenta que la tiene por los suelos. Casi se han acostumbrado a ser menos que los demás y vivir dando un servicio a gente que abusa de ellos. Es como que mientras mas se humillan mas felices ( bueno, infelices ) están. O sino están los bien queda, que hacen toda clase de esfuerzos por ser aceptados por alguien.

Las personas con baja autoestima colocan las necesidades y preferencias de los demás sobre las suyas propias y no es por generosidad solamente, quizás sea por miedo a ser rechazados una vez mas. La autoestima es el valor que nos atribuimos y el respeto que sentimos por nosotros mismos; los que tienen la autoestima alta, tienen mayor capacidades en muchas áreas de su vida incluso, para el amor. Esta autonegación esta conectada con el no reconocerse, tanto en sus partes deseables como no deseables.

Se puede decir que las personas con baja autoestima han sido víctimas del rechazo de sus padres, maestros, hermanos, amigos...etc.

Suena muy fuerte pensar que los padres no dan apoyo y amor a sus hijos, pero nuevamente me tengo que referir a que ni siquiera se dan cuenta. Están tan inmersos en sus propias dificultades e incapacidades para salir adelante que no miran a su alrededor. Olvidan el dar calor, amor y aceptación a sus hijos.

En vez de ayudarlos a sentirse fuertes y seguros, les bombardean con frases como: Eres un desastre; ¿Porque no eres tan bueno como tu hermano?; A tu edad y aun te haces pis en la cama!...; O eres tan perezoso que nunca llegaras a ser nada!...

El etiquetaje y la impronta negativa, las comparaciones y humillaciones, la critica, son transmitidas de padres a hijos, en un intento de educarlos, pero en realidad están creando programas que conformarán moldes de pensamientos, y a su vez conformarán conductas y repeticiones.

El rechazo cotidiano en la infancia venga de donde venga, el hogar, la escuela, el parque o algún otro lugar, conduce a la creencia intima y emocional de que uno es inferior. El miedo a no estar a la altura nos paraliza y bloquea, y nos crea ansiedad. A menudo esto se crea cuando hay una figura parental muy critica y autoritaria con comparaciones negativas entre hermanos, muchas actitudes incomprendidas y no asimiladas.

Por Morella Martinez

 

Angeles y Demonios

"Aunque huimos y huimos y huimos... nuestra sombra nos persigue siempre..."

¿Será que no nos damos cuenta o no queremos darnos cuenta? En términos psicológicos la sombra es nuestra parte reprimida, y se refiere a aspectos de nosotros que no queremos ver.

Existen formas de cazar a nuestra sombra y uno de los más evidentes, es en cualquier tipo de exageración. Cada vez que respondemos exageradamente a favor o en contra de algo, sobran razones para sospechar que nos hallamos en territorio de la sombra, y lo más recomendable sería investigar.

Debemos madurar un poco de una vez y aceptar las cosas como son, no podemos seguir creyendo que la virtud se alcanza tapando el vicio. Talvez la vida no consiste en lograr el bien aislado del mal, sino a pesar de el. Talvez las únicas personas malvadas que pueden existir, son aquellas que se niegan totalmente a admitir sus propios "pecados". Y desde la Conciencia todos los pecados o errores pueden corregirse, menos los que se cometen sin darse cuenta.

Los llamados demonios son intrusos procedentes del inconsciente, irrupciones espontaneas de complejos larvados en nuestro interior. El significado literal de "diabolos", la raíz de la palabra diablo, es el de desgarrar, separar o de dia-bolein. Y el opuesto de diabólico es "simbolico" que procede de sym-bolein que significa reunir, juntar. Ambas facetas se hallan presentes en lo "daimónico" que, en realidad es fuerza neutra. El hecho de afrontar y asimilar la totalidad de nuestra sombra, nos conduce a reconocer la totalidad de nuestro ser, una entidad que engloba el bien y el mal, lo racional y lo irracional, lo masculino y lo femenino, lo consciente y lo inconsciente.

Por ello lo que antes pudimos haber negado o rechazado, se acaba convirtiendo en la verdadera fuente redentora de nuestra vitalidad, creatividad y espiritualidad. Una vez aceptada nuestra parte oscura, se unifica con la luminosidad y se transmutan.

Por Morella Martinez

Susurros del Bhagavad Guita

"Quien mantiene una actitud desapegada dondequiera que vaya, sin exaltarse de gozo ante el bien que recibe ni perturbarse ante el mal, se encuentra sólidamente establecido en la sabiduría"

 

Aquel que puede andar por la senda de su vida, sosteniendo sus emociones de tal manera que logre ser ecuánime en todo momento, sin exagerar por las cosas que le suceden, ya sean de su agrado o no, ha logrado abrazar sus defectos y aceptarse completamente. Entonces se convierte en un ser armónico y sabio.

Muchas veces la "indiferencia del sabio" esta mal vista. Las costumbres sociales tratan de exaltarnos constantemente y casi nos obligan a estar alterados para ser aceptados por ellos.  El Drama es casi una necesidad, pasar de las risas a los llantos es lo normal. ¿De verdad esto es normal?

Parece que la paz interior y el gozo, que te da profunda felicidad, no importan. Tan solo importa demostrar la felicidad, lo logros materiales, actitudes externas, de algo falso.

Normalmente después de exaltarse demasiado, casi llegando a estados exagerados viene lo contrario el bajón emocional. Por este motivo volvemos a necesitar un nuevo "Chute" de algo que nos lleve al paraíso ficticio nuevamente.

Los sabios claramente dicen que la neutralidad es el estado emocional natural, el mismo que nos da tranquilidad, el mismo que sentimos desde nuestro ser, sin aditivos y sin mentiras.