Abrazando tus miedos

"Por fin, vislumbro el gran amanecer en mi vida...mas allá de conceptos y floridas filosofías, he comprendido que el miedo es energía amiga...Siento que este es uno de los descubrimientos mas significativos, más profundos y más transformadores de una vida...Esta comprensión ha devenido en una profunda compasión hacía esta energía contractiva, y esto es lo que amanece, el Amor y la Bondad, de forma radical y definitiva..."

Siempre consideramos al miedo un feroz enemigo del cual había que huir a toda prisa, u ocultarlo con una mascarita que nos proteja y meter todo en el baúl de los recuerdos lo más lejos posible y no abrirlo nunca mas. No importa como paso, lo necesario es darnos cuenta, que eso nos ha jugado una mala pasada, y nos ha quitado libertad. La resistencia a sentir una emoción legítima nos ha impedido fluir, y por consiguiente nos ha bloqueado. Han aparecido emociones asociadas de sufrimiento, angustia, desesperación o depresión. La lucha: esa batalla por liberarnos de nuestro captor ha sido terriblemente agotadora.

Ahora, después de ver claro, comprendemos que podemos abrirnos a contemplar nuestra emoción de miedo, y con ternura abrazarla, y amarla.

Soltamos esa resistencia y nos vaciamos, respiramos, aceptamos que paso algo en el pasado y que se creo ese miedo, pero no sabíamos que no debíamos huir, tan solo teníamos que aceptarlo, dar la vuelta y decirle aquí estoy.

Nadie nos enseña como educar las emociones, nadie nos explica que si no lo hacemos estaremos cojeando toda nuestra vida, hasta que algún día explote el baúl lleno de emociones no observadas y no sanadas. Para hacernos seres saludables y completos lo primero que deberíamos hacer es aceptarnos tal cual somos. Con nuestros miedos y cobardías, con nuestras sombras, con todo eso que nos molesta de nosotros. Porque sino lo hacemos no podremos ser totalmente maduros emocionalmente.

El miedo es un recurso de la inteligencia. El miedo es una expresión de Amor...

Por Morella Martinez